martes, 27 de enero de 2009

Seguimos dando guerra



Otra entrada más en la que el trail-running no va a ser protagonista. En estos dos meses de conflicto laboral he seguido corriendo intentando olvidarme por un par de horas de lo que se nos viene encima a todos los trabajadores de Cegasa. El running como válvula de escape. Es mucha la tensión acumulada.

Son más de 200 compañeros que van a la calle con una indemnización ridícula. Hay gente que lleva trabajando más de 40 años en la empresa y les despiden con poco más de 20.000 euros al no tener la edad necesaria para prejubilarse. Un compañero ha editado un video del que pongo el enlace mostrando las diferentes movilizaciones que venimos realizando desde que la empresa anunció un expediente de regulación de empleo, ocultando el hecho de que la actividad se ha trasladado a China.

Hemos intentado estar en todos los sitios posibles, dejarnos ver y sensibilizar a toda la ciudad. Desde este blog quiero agradecer a toda la gente que nos apoya, a todos los compañeros que se han esforzado por denunciar este ERE en todo lugar y todo momento. El compañero de la foto, Gontzal Sanz, mostró ese "Cegasa despidorik ez" (No a los despidos en Cegasa) tras ganar la Media Maratón de Vitoria-Gasteiz. Muchas gracias a todos. Merece la pena tener compañeros como vosotros.


5 comentarios:

Joel Garcia dijo...

Muchos ánimos desde La Sénia, aquí tenemos un panorama muy similar con muchas empresas con EREs, por ahora no me ha tocado a mi pero nadie sabe lo que le espera en el futuro.
Saludos i a correr!

Grimo runner dijo...

Pues yo también te envio muchos ánimos y que estoy con cualquier trabajador que viva bajo la espada de Damocles del despido. A seguir luchando. Un abrazo.

amorillo74 dijo...

Estamos empezando a sufrir en nuestras carnes la indecencia de este sistema. De esto saben ya bastante en los paises del tercer mundo.
Un abrazo desde Andalucía.

Patxi García dijo...

Muchas gracias a todos. ¡Que pase esta crisis rápido! Mientras tanto ¡A correr!

parusmajor dijo...

Hasta hace dos años trabajé en Cega. Mi mujer aún sigue ahí, y el asunto les va a salpicar también a ellos. Injusto lo de Cegasa y Cega, porque todos los que hemos trabajado allí sabemos lo que se cuece. La gente ajena a la empresa no es tonta, y contamos con su apoyo. Ánimo, Patxi, que esto no va a acabar mal.